miércoles, 31 de enero de 2007

Una reflexión

Un conferencista hablaba sobre el manejo de la tensión.
Levantó un vaso con agua y preguntó al auditorio:

- ¿Cuánto creen ustedes que pesa este vaso con agua?
Las respuestas variaron entre 20 y 500 gramos.

Entonces el conferencista comentó:
No importa el peso absoluto. Depende de cuánto TIEMPO voy a sostenerlo. Si lo sostengo por un minuto, no pasa nada. Si lo sostengo durante una hora, tendré un DOLOR en mi brazo.

Si lo sostengo durante un día completo, tendrán que llamar una ambulancia. Pero es exactamente el MISMO peso, solo que entre más tiempo paso sosteniéndolo, más pesado se va volviendo.

Y concluyó: -Si cargamos nuestros PESARES todo el tiempo, luego, más temprano o más tarde, ya no seremos capaces de continuar, la carga se irá volviendo cada vez MAS PESADA.

Lo que tienes que hacer es DEJAR el vaso en algún lugar y descansar un
poco antes de sostenerlo nuevamente. Tienes que dejar la carga de lado periódicamente, ¡De la forma que sea!

Es reconfortante y te vuelve capaz de continuar.

Entonces, antes de que vuelvas esta noche a tu casa, deja afuera el pesar, en un rincón. No lo lleves a tu casa. Mañana, si quieres, podrás recogerlo otra vez, al salir.

La Vida es corta... ¡Aprovéchala!

8 comentarios:

María Rodriguez Piña dijo...

Llevar el vaso en la mano todo el tiempo no solo se hace una carga que no se puede aguantar, sino que además nos olvidamos que lo llevamos y cuando el esfuerzo se hace insostenible no somos capaces de soltarlo porque no somos conscientes que solo necesitamos soltarlo.

Gracias, me ha venido muy bien en este momento esta reflexión, me ha recordado que llevo un vaso en la mano constantemente.

Sergio dijo...

Bonito mensaje. A veces es cuestión de actitud, pero cuesta muchísimo, muchísimo.


¿Dejar el vaso en algún lugar es un acto de compasión para con uno o acto de baleverguismo, o las dos cosas?

iamato dijo...

A veces no sabemos cómo soltar el vaso. Beberse el agua también aligera el peso y quita la sed. Un saludo desde hace un rato.

iamato dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
iamato dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
iamato dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Haz de luz dijo...

Iamato: No lo había pensado de esa manera, es cierto, beberse el agua aligera la carga, pero...será buena para nosotros?

Sergio: Si, cuesta y mucho! Yo pienso que dejar el vaso es cargar energía, energía que no viene a nostros cuando nuestra mente está ocupada en pesares. Gracias por leerme!

María: Me alegra que te sirviera, estamos a mano entonces, muchos de tus pensamientos me han servido mucho.

Sirena dijo...

¡qué linda idea! La voy a usar para explicarlo yo... y aprendérmelo por supuesto