domingo, 27 de abril de 2008

Más y más arriba

Conforme subíamos y caminabamos, nuestros cuerpos y sus fuerzas se acostumbran al camino, a la escalada, al paisaje y aprendíamos de a poco a distribuir nuestra energía.






Ya empezabamos a coordinar pasos con respiración y el camino se disfrutaba más, el cansancio era mayor pero mayores las ganas.





Hubo tiempo para ajustar nuestras miradas con el imponente paisaje, pero no teníamos ni idea del esfuerzo que empezabamos a ver de frente.

2 comentarios:

Guillermo dijo...

Muy buenos días, he estado viendo tu blog por encima, he leido un par de post y me han gustado. Darte la enhorabuea por este sitio que has creado, con luz, con conciencia, con amor, con ganas.

Espero que todo te vaya bien y que la paz espiritual que buscas y que vas encontrando te llegue.

Un saludo y mucho ánimo

Capricornio dijo...

Mis respiraciones son profundas, cada vez que miro esa monta�a y s� del esfuerzo f�sico que vas sintiendo. Pero me queda el sin sabor de tu ganancia espiritual. C�mo te sientes en este tramo? en verdad la luz m�s arriba del valle te acerca a la luz divina?