lunes, 14 de abril de 2008

El segundo tropiezo

Me he encontrado con mi segundo tropiezo para mi jornada. Estamos listos para salir mañana martes al medio día rumbo al pueblo donde estaremos esperando el amanecer el día miércoles para empezar nuestro ascenso, sin embargo, recién hoy, mi hermano mayor decidió cancelar su participación.

Es una verdadera lástima que no vaya, primero por las razones que me motivaban su compañía, hubira sido una magnífica oportunidad para establecer una comunicación entre ambos; segundo porque se perderá lastimosamente un campo, que bien hubiera podido aprovechar alguna otra persona.

Siempre hay una razón por la que pasan las cosas, sin embargo, continúo pensando que todo esto no es más que cambios repentinos y de última hora. Quizás deba aprender que no siempre los planes salen como a mi me gustarían, sino como deben ser.

Por ahora continúa mi plan de subir y esforzarme, mi plan de reforzar mi relación con mi hermano menor y por supuesto afianzar mi relación con mi hermano del alma y una magnífica oportunidad para que ellos dos se conozcan mejor. Continúa siendo una excelente oportunidad también para que meditar y encontrarme conmigo mismo en un escenario distinto, que me permitirá quizá ver cosas distintas de mi propia existencia y porqué no, de mi existencia en relación con los demás.

Sigo lleno de ilusión, sigo lleno de esperanza.

Gracias Dios por dejar un vínculo entre vos y yo.

4 comentarios:

khellouen dijo...

Creo que los acontecimientos se deben aceptar tal como vienen. Es algo que va incluido en la voluntat de vivir dejando fluir..

Además, pienso que las circunstancias nuevas, sean estas más esperadas o menos, siempre son excelentes oportunidades para aprender y seguir creciendo.

Un abrazo y felicidades por el blog!

Khellouen

Alas al viento dijo...

Sigue adelante, por muchas veces que tropieces, seguro que me rece la pena.

Besitos

un viajero en meloindia dijo...

Eso es, sigue adelante!

Capricornio dijo...

Ese campo pudo ser mio físicamente, pero yo dudo escalar tantos kilmtrs tan arriba....
pretendo alcanzar a Dios aquí, desde el valle y mirar al cielo y sentirlo cerca.

Ah, pero sí, el campo se ocupó, estoy seguro que los Angeles van contigo!