lunes, 5 de enero de 2009

Hay cosas de las que no se puede hablar, aceptás y callás, porque ese es el mandato.
Hay otras que tenés que aprender a enfrentar, porque también es el mandato.

2 comentarios:

Lidia M. Domes dijo...

Así suele ser...

Pero si te das cuenta, algo cambia...

Abrazos y feliz Vida!!!

Lidia

yasmin dijo...

Muchas veces consideramos que hay cosas que conviene callar y para mi esto no significa estar actuando erradamente, sino más bien, esperar y enfrentar las situaciones cuando el momento sea el oportuno.

Ese es mi mandato... un abrazo mi amiga!