viernes, 3 de octubre de 2008

Un año después

Hace un año me la pasé muy mal, me la pasé mal porque perdía a mi abuelita adorada. Se acuerdan? ya pasó un año, es increíble como todo pasa, absolutamente todo pasa. Estuvimos una semana en penurias y apuros con su despedida de este planeta.

Recuerdo como cada día se apagaba más y más su luz, pero su escencia era cada día más y más fuerte. Era como si estuviera conciente de su nueva situación y los días que tomó para ello, fue como un impulso para volar, volar lejos, muy alto.

Hoy(ayer), después de un año recordamos su memoria y su amor, volvimos a contar como el día siguiente llegó a la casa de mis papás un pajarito y se posó en una orilla del cortinero. Miró atentamente a cada uno, nadie se atrevió a decir una sola palabra para no espantarlo. Solamente lo miramos quietos, atentos, inspirados.

El pajarito miró como miran los humanos, posó sus ojitos alternados sobre todos, pero sobre todo en dirección de mi mamá (al menos eso quisimos creer). Hoy, después de un año, estamos totalmente seguros que fue enviado por mi abuela para decir adios. Así como llegó, solo, sin prisas, se fue. Esa fue la única vez que un ave entró a la casa de mis papás, ese día. Hoy hace un año.

Feliz estancia allá abuela, donde quiera que estés.

4 comentarios:

un viajero en meloindia dijo...

Es una historia muy hermosa

La Rosa Negra dijo...

Sí y teniendo en cuenta que tras el último viaje de mi abuelo querido, queda en casa mi abuela...
Qué lindo amor hacia ella, Haz de Luz. Sólo por ello, estará feliz allá donde esté.

Besos alegres.

Anónimo dijo...

Hace un año sentí pesar por tu tristeza,hoy siento alivio por poder leer tus palabras limpias del dolor que produce una ausencia.
Susana

Capricornio dijo...

Que lindo sentimiento queda al terminar la lectura de tu post. Es una alegría que se contagia y una paz que se respira en la mente al entrar en la misma escena y ser participe de ese acontecimiento aun solo con tus letras.

Así es la vida, pasa, a veces lento a veces de prisa. Un año de su partida, un año más en tu vida también. Te dejo una poesía para tí en mi blog. Es tu saludo de cumpleaños. No tengo que decirtelo pues lo sabes, pero siempre es bueno recordarte que sos muy especial en mi vida.