miércoles, 31 de octubre de 2007

Recitando Sutras

Un campesino pidió a un sacerdote de Tendai (Secta budista japonesa fundada en el año 807 por Dengyo Daishi) que recitara para su esposa, que había muerto. Cuando acabó la recitación, preguntó: "¿Cree usted que mi esposa obtendrá mérito por esto?"

"No solo su esposa sino todos los seres sensibles se beneficiarán de la recitación de los sutras", respondió el sacerdote.

"Si dice que todos los seres sensibles se beneficiarón", dijo el campesino, "mi esposa puede que esté muy débil y otros tomarán ventaja de ella, obteniendo el beneficio que ella hubiera tenido. Así que, por favor, recite sutras sólo para ella".

El sacerdote explicó que el deseo de un budista era ofrecer bendiciones y desear mérito a todos los seres vivos.

"Ésa es una buena enseñanza", concluyó el campesino, "pero, por favor, haga una excepción. Tengo un vecino que es rudo y mezquino conmigo. Exclúyalo de todos esos seres sensibles".

Cada día es un buen día. 101 historias famosas de la tradición Zen.

5 comentarios:

Lidia M. Domes dijo...

Así es, hay quienes aún no comprenden que somos UNO y parte del todo!!!

Muy buen relato!!!!

Un abrazo!!!

Lidia

intoku dijo...

Este libro Zen de qué autor es???

Gracias.

La Rosa Negra dijo...

Se rezan sutras por todos, y deseas el bien general, pero la propia engergía no debe emplearse con todos. Es decir: hay que distinguir entre desear el bien y la energía universal a todos, sean como sean, y entre usar la propia energía personal en casos inútiles, aunque lo sean de momento. Pues igual que hay bien, hay mal. Al mal se le enfrenta o se le anula. El guerrero mira al miedo de frente, como decía Mike en su post de "sabias palabras", y le combate. Otro método de anularlo es no ser consciente de que existe su poder, pues todo es mente.

El campesino tenía miedo de que no le llegara a su mujer y sí a los más "malosos". Ignoraba que los malosos no reciben nada, porque sus puertas están cerradas al bien que les podría llegar.
Aún así, es de com---pasión, dar a todos, aunque los alejes de tu campo energético. Les expulsas y les deseas buen viaje y lo mejor en el camino, no se les desea mal ;)

Mucha luz!

Capricornio dijo...

La historia se traduce en falta de FE, en pobreza espiritual. Pues aunque se crea, y se pida esa ayuda, el rencor y odio dañarán toda buena oración.

Envíanos una sutra, no solo por tus amigos blogeros, una universal.

Haz de luz dijo...

Lidia, gracias por tu comentario. Somos uno, si. No importa hacia donde diriga mi intención vibracional, alguien recibirá ese rayo de luz, por lo tanto, siempre deberé preocuparme porque sea un buen rayo de luz, sana, de amor.

Intoku, te dejé el nombre en tu blog, gracias por la visita.

Rosa, más que cierto! no se desea el mal, si podemos, lo transformamos, si no, pues lo dejamos pasar de lado.

Capri, te mando un rayo de luz y este lo dirijo al infinito, es el equivalente a recitar sutras por el mundo.