martes, 2 de octubre de 2007

El extraño juego de la muerte

Es como si jugaran un juego con uno. Nos colocan en una posición junto a otros, quizás para que trabajemos unidos, emitiendo vibraciones, sonidos, luces, todas juntas para un fin. Alguien que no vemos, observa; se alimenta de nuestras emociones y nuestros estados de ánimo, nos inyecta esas emociones de regreso y eso nos nutre, nos prepara y nos hace crecer, tal como lo hizo consigo mismo.

Si una pieza de la familia se desmorona, los otros nos agrupamos para ayudar, emiendo vibraciones como si fuese medicina quizás; como veo yo las cosas, por el bienestar general, algunos miembros de la familia deben morir, tal vez.

¿Qué ocurrirá en los momentos de agonía de una persona?

Creo que somos preparados para cambiar de estado, el estado físico es como un ancla, nos mantiene atados y debemos aprender a volar y creo que esto es lo que sucede en esos momentos, se nos enseña como hacerlo, nos preparan.

También creo que nos dan indicaciones de como debemos actuar, nos permiten estudiar un curso completo del nuevo idioma que vamos a hablar y conocemos a nuestros guías, quienes nos tomarán en el momento justo, para cruzar la delgada línea que separa nuestro mundo del suyo.

Un Haz de Luz se ha llevado a la abuela, tranquila, serena, eterna. Buen viaje.

Gracias Dios, por dejar un vínculo entre vos y yo.

8 comentarios:

La Rosa Negra dijo...

Hola.
La muerte mmmm, Mike hablará de su experiencia personal con la misma en su próximo post, pero será la semana que viene. Está liado con un proyecto ahora.
Igual te interesa.

Saludos y ánimosss.

Viviana dijo...

Me doy cuenta que paso por tu blog varias veces al día, como quien llama por TE al amigo para preguntarle ¿Cómo estás? ¿Te ayudo en algo?
Claro, es una tontería, ni puedo ver tu rostro, ni escuchar tu voz...pero, tantas cosas ocurren en el mundo de las energías y pensamientos que, seguramente un poco acompañado por los que intentamos lo mismo, debes sentirte ¿verdad?
Un abrazo,
Vivi

Susana dijo...

Hola Haz de L!
No me conoces, hace unos meses que suelo meter las narices en tu blog.Puedes catalogarme como un miron aunque debo decirte que mi intención no es otra que la de aprender.
Hoy entré justo para ver como estaba tu abuela. Me apenó que estuvieses apenada/o . Te mando mi más afectuoso apoyo . Dedicaré una oración en su honor.

Haz de luz dijo...

ante todo, gracias a los tres por la visita y el apoyo. He estado bien, mejor de lo que pensé. creo que todo se trata de aprender, observar y anotar, para luego actuar.

me hablan, mucho, me hablan y algunas veces es através de ustedes, estamos conectados?

Haz de luz dijo...

Susana, es una pena que no pueda verte. Dejame ver como hago para seguirte un poco.

Lidia M. Domes dijo...

Hola Haz de Luz.
Tú lo sabes, todo sucede en el momento correcto...

Aunque a veces duela la espera y también la despedida.

El dolor es parte del aprendizaje, tal como el amor y el apoyo entre los que están cerca... y a veces no tan cerca, pero están...

Recibe toda la Luz necesaria, tu conexión es verdadera!!!

Un abrazo,
Lidia

Capricornio dijo...

Lo mejor del proceso de muerte es encontrar la luz en vida. Descubrir que somos dueños de ella y luego cargarla de energia para dejar huella mientras brilla. Cada uno de nosotros. En un tiempo definido a cada quien.
Ya la abuela dejó su luz en el recuerdo. Hoy brilla en otro espacio. Igual que antes la dejaron quienes fueran sus padres y así retrospectivamente.
Es otro momento en tu vida para pulir tu LUZ. Para que nos inyectes de tus buenas vibras.
Un abrazo fraterno!

susana dijo...

Soy inexperta pero insistente, hace un ratito te he mandado un comentario, que no se donde fue a parar. si lo encuentras, bien !! si no , como es imposible volver a decir lo que dije, te paso mi dirección de e-mail, así estaremos un poco más cerca. horadelte@hotmail.com