sábado, 13 de septiembre de 2008

Más de mi Ramadán

Miércoles:

Ha sido duro. He dicho que no espero nada, no espero mensajes, no espero reconocimeintos, pero en realidad me gustaría, una señal quizá! He pasado un día largo, pero claramente ocupado se hace más fácil la tensión. Cada vez me cuesta más despertar y por la noche, es muy fácil dormir. Supongo que es un poco de debilidad, no crees?

He hecho un recuento de mi sensaciones y es fácil confundir un sueño con la alerta en que me encuntro. Tuve mucho trabajo este día, pero muchas distracciones, empezando por el hambre. Seguí hidratándome, eso sí.

Jueves:

Este día decidí que sería completo, ya no hay juguitos ni frutas, solo agua. Igual no entiendo claramente la razón por la cual estoy haciendo esto, quizá un poco de atención de mi mismo hacia mi interior me lo reclama. Quizá sea que necesito conocer mi capacidad de adaptación o quizá sea una simple fábula que me he montado.

He visto más claramente la posición de los demás con respecto a la mía, al menos eso creo. Pero he visto más claramente mi posición con respecto a la de ellos. El poder y la gloria de cada quien en medido en términos distintos por unos y por otros, porque lo que importa para unos es distinto para otros.

Hoy tengo trabajo hasta noche, es una dicha porque estaré ocupado.

Viernes:

He roto mi ayuno, pero lo he hecho por salvar circunstancias. No vale la pena hablar de ello ahora, pero es un hecho que ha llegado sin querer, ese mensajes que quise escuchar. Debo hacer esto nuevamente, pero con una conciencia distinta.

Yo soy de un tipo de persona; soy de una manera y es distinta a la de otros. Pero lo otros son distinos entre sí. No hay nadie igual. No soy más especial que los demás, porque todos tienen una especialidad distinta. Vos, sí vos, el que me lee ahora, sos distinto a los demás, sos de un tipo de persona de maneras distintas a las de otros, a las mías. Pero los demás son especiales también, con una especialidad distinta a la tuya. Lo ves ahora?

Cada quien encaja en este inmenso rompecabezas en un lugar distinto y especial, estás al lado de otros que como vos, suelen pensar por mucho tiempo cuál es su función en este alborotado escenario en que estamos. Estos, nosotros, nos pasamos la vida tratando de encajar en un espacio que la mayoría del tiempo no es el nuestro.

Así, agotamos nuestro tiempo y nuestra energía acoplándonos, cambiando nuestra forma para encajar con el paisaje de la foto. Hemos logrado alternativas y hemos aprendido a camuflarnos, porque es más fácil encajar por los demás que hacer lo nuestro.

Vos y yo, somos de maneras distintas; con especialidades distintas y debemos solamente adoptar nuestra propia figura y nuestro propio color, ya vendrá el momento de encontrar, naturalmente, nuestro lugar. Ese con el que encajamos perfectamente en el rompecabezas. No debemos hacer nada, porque ser es nuestra razón. Para eso estamos acá, para ser nosotros mismos sin cambiar nuestra escencia.

El rompecabezas no se va a completar, hasta el tanto en que cada quien ocupe su lugar. Por eso es importante no opener resistencia a nuestra naturaleza. Debemos ser nosotros mismo y dejar a los demás ser quienes son.

Gracias Dios por dejar un vínculo entre vos y yo.

2 comentarios:

un viajero en meloindia dijo...

Bueno, pues unas cuantas reflexiones nos has dejado con el ayuno.
Lo importante, creo yo, del ayuno, es por una parte ayudar a limpiarse y regenerarse el organismo y por otra parte ayudar a darnos cuenta.
Darnos cuenta de en qué momento estamos, la dirección que queremos tomar, donde nos atascamos, etc
Gracias por compartir tu experiencia

Capricornio dijo...

Uff que difícil. Creo con tu lectura aunque esté lleno en este momento, puedo sentir tu hambre. Tu cansancio y ese inspirar que lleva a tus mágicas y claras reflexiones.

TE dejé en el olvido, con toda intensión. Por el mismo que tienes para mi. No te busco. Pero te siento. Y hoy te encuentro y me lleno tanto...siempre es tan bueno para mi leerte. ES un aire, un soplo de alimento lumínico espi ritual que se me hace tan necesario como el alimento de cada día.

Estabas en mis ayunas y es probable que puedas caer de nuevo. Pero cuanto valor me inspiras. En el fondo no dejo de preocuparme. Somos luces mutantes, almas en crecimiento. PERO: ante todo estamos dentro de CUERPOS que necesitan mantenerse. Máquinas carnales, como toda otra necesita combustible.

No dejes que el templo de tu alma desfallesca por encontrar sabiduría. Creo debe existir un equilibrio. Y sé que tu lo puedes hacer.