jueves, 22 de febrero de 2007

Sin tiempo para nada

Es increíble como se nos escapa el tiempo y aveces parece que no hicimos nada. A mi me pasa; me pasa que tengo tanto que hacer algunas veces que ni siquiera se por donde empezar; me pasa que tengo tanto que hacer que aunque se avance, mis pasitos parecen tan pequeños que no se notan; me pasa que tratando de buscar un orden, me pierdo en el desorden de ideas; me pasa que me hace tanta falta el tiempo que me puedo dedicar a mi interior, que me confundo entre tiempos ajenos y desordenes que no son mios.

2 comentarios:

Sergio dijo...

Bueno, aunque uno no sepa por donde, hay que empezar, por lo que sea, pero hay que empezar. Eso es no un pequeño, si un gran paso.

Y así como uno cuida lo de fuera, debería siempre cuidar lo de adentro, mínimo un té de 7 azahares para relajación antes de acostarse.

Haz de luz dijo...

si...jaja, siempre que nos conecte con nosotros mismos, la idea del té está super buena.