martes, 20 de mayo de 2008

Más del camino

A veces necesito tiempo para acomodar mi interior, tal vez no sea siempre un tiempo chiquito, sino más bien largo y muchas veces es tan largo para los demás que se vuelve infinitamente inentendible.

A veces necesito estar silencioso, recorrer mi interior como si cada rincón significara un mundo distinto y nuevo; silencioso para escucharme a mi mismo, tanto como quieriendo acallar las voces ajenas, aquellas que me distraen en mi tarea presente y es entonces, cuando el mundo gira a mi favor y el Universo entero coloca las piezas en donde deben estar.

El mundo me coloca tareas cortas o me deja solo; el mundo me sitúa en los lugares exactos para retomar mi camino, el mundo me obliga y yo no tengo alternativa más que seguir su juego y callar.

Gracias Dios por dejar un vínculo entre vos y yo.

3 comentarios:

Guillermo dijo...

A veces es necesario retirarse un tiempo, por la causa que sea.

Yo lo hago amenudo, sienta bien, es parte de la evolución, es parte del escuchar interior.

Un saludo y ánimo con tus ocupaciones, encontrarás lo que buscas

Alas al viento dijo...

El silencio es muy necesario para "colocar todas las piezas en su sitio"

Bss

un viajero en meloindia dijo...

Silencio...
escuchémoslo!