lunes, 3 de diciembre de 2007

El tiempo

Imaginá que solo tenés unas cuatro horas de vida, desde que nacés hasta que morís. Durante esas cuatro horas de vida lográs desarrollar tu cuerpo, lográs madurar tus instintos y aprendés a sobrevivir, crecés, te alimentás y viajás al rededor de tu hogar, que por cierto es muy chico. Al rededor de tu hogar hay otros que como vos, también tienen una esperanza de vida de 4 horas y durante el tiempo que vivís nacen miles como vos y al mismo tiempo mueren miles como vos.

Olvidaba decirte que durante ese tiempo también te reproducís, de hecho es esa la verdadera razón de tu existencia. Nacés, crecés y aprendés a sobrevivir y a punto de culminar, tomás una pareja para vos y perpetuás la especie. Si sos macho, morís exáctamente cuando dejás tu esperma en la joven hembra, quien a su vez morirá una vez que los huevecillos con tus genes salgan de su cuerpo. Ah! sos un insecto, lo notaste?

Bueno, no es importate saber que cosa sos, pues tenés clara la información genética para aceptar que tu vida es así de corta y nacés, crecés, te reproducís y morís, para dar vida a otros que como vos, harán exactamente lo mismo, pero en tiempos distintos.

Ahora bien, situate en otro plano ahora. Sos hombre (o mujer), sos un ser humano. Que tiene un promedio de vida de 75 años que es lo mismo que 27.375 días ó 657.000 horas. Hay días y noches por aproximandamente la mitad de ese tiempo, unas 328.500 noches y la misma cantidad de días. Tenés claro que el tiempo está dividido en días y noches, semanas, meses y años, porque te han enseñado que así transcurre. Pero nunca te detenés a contarlos, solo lo sabés.

Situate ahora, desde tu punto de vista humano, en la primera especie e imaginá que un ejemplar de esta especie nació a la 1 de la tarde, cuatro horas después habrá muerto y serán las 5 de la tarde (Nunca conoció la noche) Ahora imaginá que otro ejemplar nació a las 10 de la noche, para cuando muera serán las 2 de la madrugada y éste, nunca conocerá la luz del día. Pero para ellos, esto no es importante, pues el tiempo no lo miden en días y noches, sino en ciclos.

Hay alguien más, para quien nuestros días y noches no representan nada y ven nuestras vidas completas como si duraran horas. Y nosotros, no hemos desarrollado la capacidad de entender el tiempo en que viven ellos, el tiempo universal.

Gracias Dios, por dejar un vínculo entre vos y yo

9 comentarios:

Lidia M. Domes dijo...

Y, mientras tenemos cuerpo, estamos vinculados al tiempo lineal...

Aunque hay momentos en los que el tiempo se detiene... y es hermoso!!!

Besos!!!

Lidia

Haz de luz dijo...

Lograr detener el tiempo o situarse en un tiempo medido de forma distinta? Hermoso si, es definitivo.

Luz para vos.

Haz de luz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La Rosa Negra dijo...

Muy buen ejemplo para inducir analíticamente que no somos el centro del universo, y que todo empieza y acaba en nuestra percepción humana, muy limitada muchas veces, pero con la oportunidad de traspasar los límites de la comprensión humana, supuestamente acordada de antemano ;)
Efectivamente, el tiempo siquiera existe, son percepciones espacio temporales y cuando abarcamos un todo más amplio, nos damos cuenta de su relatividad y lo peques que somos, niños nadando en líquido amniótico lleno de polvo de estrellas, jajaja. Ya "creceremos" ;)

Mucha luz para ti, Haz de Luz.

Haz de luz dijo...

Rosa, exactamente. Ese es el punto exacto.
Gracias por no abandonar este espacio de luz.

Aprendiz de mago dijo...

No hay tiempo, tan solo cambios de estado

Capricornio dijo...

Una globalizada realidad nos hace vivir el tiempo esclavizados del reloj. El cuerpo demanda sueño y alimento, son los tiempos más claros como humano.
Existencialmente me gusta sentir fechas claves como los cambios de año, aunque no coincidan en el mundo entero, yo lo siento en mi propio ser. Me gusta sentirlo!

Pero la existencia plena, la eterna, la que ven los superiores, ese debe ser un tiempo verdaderamente HERMOSO!

La Rosa Negra dijo...

Claro que no lo abandonaré. Hago mis visitas como siempre ;)

Estos posts están muy buenos, muy de los que me gustan :)

Besos luminosos.

Sirah dijo...

Muy bueno este artículo. Me encantan los "juegos de cambio de perspectiva", creo que a ambos nos gustan. Me gusto mucho, por ejemplo, el vídeo que pusiste en tu blog, sobre cambio de paradigma, el de "¿y tú que sabes?"(que por cierto, no lo ví en el vídeo entero que compré ). Ese del simpático círculito que aún no sabe que hay tres dimensiones.. y le aterroriza la posibilidad.

Justo como nosotros, aterrorizados con la posibilidad de que haya algo más que nuestras tres dimensiones, aterrorizados con la posibilidad de que algo se salga de lo que creemos controlamos (..y no hay nada tan poco controlable como el hecho de estar vivo).

Creo necesario verificar las cosas.. y luego creer en ellas - creo que creer sin una mínima base, puede ser una garantía de pegarse un batacazo-. Independientemente de que nuestras percepciones son la repera de defectuosas:) y que nuestro "autotestimonio" puede no ser muy fiable, incluso para nosotros mismos..es lo que tenemos.

Y en espera de una percepción más afinada, nos encontramos con hechos inexplicables. Quizás le hayan ocurrido a otros, gente en la que confiamos. Es igual, la casuística es enorme, imposible de tapar bajo nuestros miedos a "otra realidad". Puede que no sea la realidad que nosotros interpretamos (bajo la luz de nuestras creencias, religiones, ideas preconcebidas, percepciones).. pero lo que está claro es que son muchos, muchos los testimonios de personas que se han encontrado, de una manera o de otra.. con hechos no explicables bajo nuestras benditas leyes que nos ayudan a entender el mundo y que por ello son un primer faso fundamental.. pero que parece, no lo pueden explicar todo.

Dice un libro sobre hormigas, que ellas serán las reinas de la creación.. porque siempre han estado ahí.. siempre estarán. El resto de las especies no puede decir lo mismo.

Puede que seamos como hormigas para otros seres que vivan en multiversos o en otras dimensiones. De todas maneras, todo aquel que es capaz de sentir amor por la vida, por los seres vivos, que es capaz de sentir la alegria y el dolor ajeno, las hormigas son fundamentales, seres únicos. Y si eses seres que están en esa otra dimensión, están realmente evolucionados.. sabrán amarnos también a nosotros, aunque nuestros días sean solo 1 hora de los suyos:)))

Muy bueno este artículo:)
Sirah