domingo, 2 de septiembre de 2007

Los pensamientos

Los pensamientos caminan junto a vos, van a tu tiempo y a una distancia prudente para no ser decubiertos. Vos, quizás podrías pensar que amanecés, caminás durante el día y al llegar a la noche, te has hecho acompañar con tus pensamientos, estos te hablan, te cuestionan, te hacen preguntas y te dan respuestas y todas llegan claramente a tu cerebro; decodificada información ingresa y es "relampagueada" através de tu mente en forma de palabras, colores, olores y sabores, como si fueran una conversación de vos, para vos.

Pero lo que realmente pasa es que los pensamientos viajan a una velocidad extrema, vos no podrías alcanzarlos ni en una eternidad, pues siempre estarían ellos por delante tuyo. Así que no te queda mas opción que esperar a comprender su poder y su forma de enseñarse a vos y así tomar consciencia exacta de lo que debes escuchar, porque te hemos colocado un sistema que permite para nosotros mantener una comunicación con vos, esperando pacientemente que aprendas utilizar esta comunicación para que sepás en donde encontrarnos y venir a clamar por ayuda y consejo.

Una vez que estos pensamientos cruzan conscientemente la barrera del tiempo y salen directamente hacia tu ajustador, este traduce la información en lenguaje universal y así mismo la recibe, la procesa como un ligazo de electricidad mediante el cual ingresa a tu cerebro y empieza a conversar con vos.

Luego, la única forma de llegar a ese nivel de comunicación, es que aprendás a llegar al lugar donde el pensamiento está y así estarás a una velocidad similar, por que estás en una dimensión que vibra distino y podrás entonces, hablar con El.

2 comentarios:

Capricornio dijo...

Antes pensaba que yo estaba medio loco. Tocado del techo!. Pues siempre me estoy hablando en silencio. Me pregunto y me respondo, me invento conversaciones con otros, y dos soluciones a un problema. Pienso en las reacciones y lo que dirán de mi, bueno y malo.
Supongo que mis sueños terminan ensuciandose por todo lo que pienso, aveces son claros, a veces llenos de objetos y situaciones complejas.
Creo que ya los estoy encaminando, pero es un asunto muy delicado.
- Donde estás? - No vienes a mi?

Viviana dijo...

Tan delicado, que también pienso a veces que no hay lugar dónde 'esconderse' de ellos cuando se desbocan como las yeguas de Hércules "devoradoras" de hombres.
Los pensamientos sin alineación no nos permiten vivir, cuando el problema nos supera o nos desequilibra, la cosa torna tétrica.
Me hablan desde el silencio también, me aconsejan, se enojan, me grita, me llaman la atención, me premian y castigan...luego me detengo y digo:
-Epa! ¿qué pasa aquí, quién maneja este carro?
Me gusta la idea de un tiempo único en el que ambos marchemos a la par y escucharlo a Él, identificarlo.
Cariños a quién Sea que Seas,
Viviana