lunes, 9 de abril de 2007

Discriminación

En un vuelo de British Airways entre Johannesburg y Londres, una señora blanca de unos cincuenta años se sienta al lado de un hombre negro. Llama a la azafata para quejarse:

Cuál es el problema señora?, pregunta la azafata.

Pero, ¿no lo ve? - responde la señora- Me colocó al lado de un negro! No puedo quedarme al lado de estos "inmundos". Déme otro asiento.

Por favor, cálmese. -dice la azafata- Casi todos los lugares de este vuelo están tomados.

Voy a ver si hay algún lugar en primera. La azafata se apura y vuelve unos minutos después.

Señora - explica la azafata - como yo sospechaba, no hay ningún lugar vacío en clase económica. Conversé con el comandante y me confirmó que tampoco hay lugar en ejecutiva. Pero sí tenemos un lugar en primera clase.

Antes que la señora pudiese responder algo, la azafata continuó.

Es totalmente inusitado que la compañía conceda un asiento de primera clase a alguien que está en económica, pero, dadas las circunstancias, el comandante consideró que sería escandaloso que alguien sea obligado a sentarse al lado de una persona tan execrable...

Y, diciendo eso, la azafata mira al señor de color y le dice: Si el señor me hiciera el favor de tomar sus pertenencias, el asiento de primera clase ya está listo para usted.

Todos los pasajeros alrededor, que vieron la escena, se levantaron y aplaudieron por la actitud de la compañía, y la lección para la "dama".

"Debemos aprender a vivir todos como hermanos o morir como tontos". -Martín
Luther King

El amor sin igual es la norma del cielo, aprende a amar y podrás gozar del
viaje en primera clase hacia la vida eterna.

3 comentarios:

Sirena dijo...

¡excelente lección! ¿habrá aprendido?

Haz de luz dijo...

Espero! y si no, al menos nos queda a los que la leímos.

Besos

capricornio dijo...

y no solo de negros, tanta otra forma de discriminación física, intelectual, social!
Reflexión para llevar al corazón y a la práctica